Diferencias entre plataformas de autopublicación, redes de lectura social y redes sociales literarias.

Diferencias entre los servicios online para escritores y lectores.
Diferencias entre los servicios online para escritores y lectores.

Existen tantos servicios online para escritores y surgen con tal velocidad tantos otros, que parece un ejercicio útil intentar categorizarlos para entenderlos mejor y poder diferenciar unos de otros. Además, muchos de ellos utilizan las mismas palabras para describir cosas diferentes (ej. red social o autopublicación) y otros son muy parecidos pero cuesta darse cuenta.

Es por ello que aquí propongo establecer tres grandes categorías, en algún caso con subdivisiones, y agrupar en ellas a algunos de los portales o servicios online más destacados. Siempre faltará alguno por lo que no tengas reparo en agregarlo en los comentarios.

Plataformas de autopublicación

Las plataformas de autopublicación son aquellas que le permiten al escritor  poner, de manera gratuita, su libro a la venta para que los lectores interesados descarguen su obra pagando el importe establecido por el propio autor. Deben tener previsto un sistema de retribución para el autor, por lo cual es fundamental conocer la comisión que cobran sobre las ventas. También es importante conocer los formatos que aceptan, el alcance que tienen y sobre todo la seriedad que demuestran ya que se establece una relación comercial entre escritor y plataforma. Es importante remarcar que en estas plataformas el autor no tiene que invertir dinero por la publicación de su libro pero en cambio, cede parte de sus ventas para pagar los servicios de la plataforma.

Libro edición indie

Podríamos decir que en este caso el protagonista es el escritor, ya que estas plataformas son el medio ideal a través del cual pueden generar ingresos por su trabajo. Por otra parte, es a quienes se disputan las plataformas, puesto que son ellos quienes nutren de contenido estas librerías digitales. Sin los autores, en primer lugar, no hay negocio.

El ejemplo más clásico de este modelo es KDP (Kindle Direct Publishing de Amazon), pero hay muchos más sobre los cuales ya he hablado en este artículo sobre diferencias entre las plataformas de autopublicación.

Una subcategoría que puede llevar a confusión, ya que muchas veces se describen a sí mismos con la palabra autopublicación, son los portales que ofrecen servicios de coedición. En este esquema el autor acepta un presupuesto antes de comenzar a vender sus libros. Este servicio suele incluir la impresión de una cantidad de ejemplares y los servicios de la editorial: maquetación, diseño de portada, corrección, depósito legal, ISBN, marketing, distribución digital, etc. Algunos de estos servicios pueden estar incluidos en el presupuesto inicial y otros pueden cobrarse aparte. En este caso el autor invierte dinero antes de comenzar a vender, pero cuenta con un paquete de servicios que pueden mejorar la calidad y promoción de su obra. No es ni mejor ni peor que el esquema anterior, pero tan diferente que es importante diferenciarlos.

Algunos ejemplos de este tipo de servicio son: Círculo Rojo y Autopublicación libros.

Redes de lectura social

Las redes de lectura social son aquellas en donde el autor comparte su obra para permitir una lectura online y abierta para los usuarios de la red. Esta modalidad de publicación puede ser total o parcial, es decir la obra completa o entrega por capítulos. El objetivo es exponer un trabajo para recibir críticas y comentarios a la vista de todos.

Por establecer una diferencia adicional con el modelo anterior, podríamos decir que en este caso, el protagonista es el texto o la obra, ya que es el centro alrededor del cual interactúan los usuarios comentando o puntuando. Sin una actualización permanente de contenidos, no hay dinámica en la interacción.

El ejemplo más popular de esta modalidad es Wattpad.

Redes Sociales Literarias

La función principal de una red social es facilitar el contacto con otras personas a través de un medio online. Para ello es necesario crear vínculos en función de los intereses de los usuarios o del conocimiento previo que exista entre ellos.

En el caso de las redes sociales literarias, son aquellas que permiten al usuario elaborar un perfil propio a partir de sus intereses literarios y darse a conocer al mundo de esa manera. En principio no son para acceder a los libros de manera directa, es decir no es necesario que faciliten la lectura online ni la compra (pueden tener enlaces a una tienda externa). Sus usuarios crean sus bibliotecas virtuales donde comparten reseñas, otorgan puntuaciones y expresan sus gustos. Asimismo la plataforma, de acuerdo a este comportamiento, puede recomendar lecturas de interés personalizadas.

Podríamos a su vez subdividir esta categoría en dos, ya que algunas de estas plataformas no permiten una interacción entre usuarios (agregar amigos, seguir perfiles o facilitar datos de contacto) y el contacto se limita a poder leer reseñas o valoraciones de sus lecturas. A estas plataformas podríamos englobarlas dentro de la categoría Comunidades online de lectores. Un ejemplo de esto es Lecturalia.

Por continuar con la lógica de los anteriores ejemplos, en este caso podríamos afirmar que los protagonistas son los lectores que son quienes construyen su identidad a partir de los libros leídos y se dan a conocer de acuerdo a estos gustos literarios para establecer contactos con otros lectores.

La red social literaria más popular es Goodreads pero existen muchas otras sobre las que he escrito en el artículo sobre redes sociales para conectar a escritores con sus lectores.

Algunos modelos interesantes que fusionan dos categorías.

Existen también modelos que ofrecen un servicio en el que se unen dos categorías de las anteriormente establecidas.

Por ejemplo, Liibook es tanto una plataforma de autopublicación como una red de lectura social. En este caso, la lectura social funciona similar a Wattpad, pero se agrega la posibilidad de poder pagar para descargar la obra. La compra se hace mediante créditos, lo cual permite al autor retener el 100% del precio de venta como regalías. Los beneficios de la plataforma los generan los lectores al comprar los créditos, pagando más por ellos de lo que luego representan en términos de poder de compra.

Otro ejemplo de fusión, esta vez entre red social literaria y red de lectura social es 24symbols. En este caso, la plataforma combina de manera muy eficaz ambas funcionalidades, ya que permite la creación de una red de contactos, la elaboración de una biblioteca virtual y la lectura online en modalidad gratuita y premium para acceder a contenidos extra.

Un caso de fusión entre autopublicación y red social es el de Biblioeteca que además inocorpora otros varios servicios periféricos como la lectura de noticias o blogs compartidos por sus usuarios, lo cual le agrega un incentivo al usuario para frecuentar la plataforma.

Finalmente Entreescritores también combina los servicios de una red social con los de la lectura social, integrando además a las editoriales para que puedan encontrar nuevos autores interesantes a quienes publicar.

photo credit: Mario Inoportuno via photopin cc

Como autor, he publicado dos libros: la novela corta «Robado», finalista del VIII Concurso 2016 de Bubok – Lengua de Trapo y el libro «Edición indie. Cómo ser un escritor independiente», que ha llegado a obtener el reconocimiento de best seller en Amazon. Asesoro a otros escritores para que puedan publicar sus libros y construir una marca personal sólida que les permita vivir de lo que escriben. Llevo 4 años investigando el tema de la autopublicación y autopromoción de escritores y compartiendo en este blog todo lo que sé. Trabajo en Marketing y Comunicación, desde hace más de 10 años para diversas empresas. El marketing editorial me permite combinar mi profesión con mi pasión: la escritura.

4 comments On Diferencias entre plataformas de autopublicación, redes de lectura social y redes sociales literarias.

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer

Centro de preferencias de privacidad